Usted está aquí: Inicio / SFIA 6 / Habilidades / Estrategia y arquitectura / Estrategia y planificación técnicas

Estrategia y planificación técnicas

Supervisión de la tecnología emergente EMRG

Corresponde a la identificación de hardware, software y tecnologías y productos de comunicación nuevos y emergentes, y de servicios, métodos y técnicas, así como la evaluación de su relevancia y su posible valor como habilitadores de negocio, mejoras en la relación coste-rendimiento o sostenibilidad. El fomento de la concienciación sobre la tecnología emergente entre el personal y la administración del negocio.

Gestión de la continuidad COPL

Corresponde a la prestación de servicios de planificación y apoyo a la continuidad. Esto incluye la identificación de sistemas de información que respalden procesos empresariales clave, la valoración de los riesgos en cuanto a la disponibilidad, la integridad y la confidencialidad de esos sistemas, y la coordinación de procedimientos de planificación, diseño, realización de pruebas y mantenimiento, y planes de contingencia para hacer frente a los riesgos y mantener los niveles acordados de continuidad. Esta función debería llevarse a cabo como parte de, o en estrecha cooperación con, la función que planifica la continuidad del negocio para toda la organización.

Gestión de la sostenibilidad SUMI

Corresponde a la especificación, la planificación y la gestión de cambios en activos, sistemas, procesos o prácticas dirigidos a reducir o limitar el consumo y/o la eliminación de energía o materiales, dentro del contexto de la estrategia y la política de la empresa y los requisitos contractuales o reguladores. La evaluación de cambios para asegurar que se han obtenido los beneficios previstos. La especificación de medidas correctivas y de mejora del proceso en aquellos casos en los que no se han obtenido los beneficios previstos. La identificación y planificación de fuentes de suministro alternativas.

Planificación de redes NTPL

Corresponde a la creación y el mantenimiento de planes de redes generales, abarcando la comunicación de datos, voz, texto e imagen para respaldar la estrategia empresarial de una organización. Esto incluye la participación en la creación de acuerdos de nivel de servicio y la planificación de todos los aspectos de la infraestructura necesarios para garantizar la prestación de servicios de redes con el fin de cumplir con dichos acuerdos. La implementación material puede incluir cable de cobre, fibra óptica, sistema inalámbrico o cualquier otra tecnología.

Arquitectura de solución ARCH

Corresponde al diseño y la comunicación de estructuras de alto nivel para permitir y guiar el diseño y el desarrollo de soluciones integradas que satisfagan necesidades empresariales actuales y futuras. Además de los componentes tecnológicos, la arquitectura de solución abarca cambios en los modelos de servicio, proceso, organización y funcionamiento. La definición de arquitectura debe reflejar cómo se satisfacen los requisitos (tales como la automatización de procesos empresariales), cualquier requisito que no se satisfaga plenamente y cualquier opción o consideración que requiera la toma de una decisión empresarial. La prestación de una orientación exhaustiva sobre el desarrollo y las modificaciones de los componentes de solución con el fin de garantizar que estos consideren las arquitecturas, estrategias, políticas, normas y prácticas (incluida la seguridad) pertinentes, y que los componentes de solución actuales y previstos sigan siendo compatibles.

Gestión de datos DATM

Corresponde a la gestión de prácticas y procesos para garantizar la integridad, la seguridad y la disponibilidad de todas las formas y estructuras de datos que componen la información de la organización. La gestión de datos e información en todas sus formas y el análisis de la estructura de la información (incluido el análisis lógico de clasificaciones, datos y metadatos). El desarrollo de formas innovadoras de gestionar los activos de información de la organización.

Métodos y herramientas METL

Se trata de garantizar que se adopten y se utilicen de forma efectiva en toda la organización los métodos y las herramientas adecuados para la planificación, el desarrollo, la realización de pruebas, el funcionamiento, la gestión y el mantenimiento de los sistemas.