Usted está aquí: Inicio / SFIA 6 / Habilidades / Habilidades y calidad / Gestión de personal / Gestión del rendimiento

Gestión del rendimiento PEMT

Se refiere a la optimización del rendimiento del personal, incluida la determinación de capacidades, la integración en los equipos, la distribución de tareas, la dirección, el apoyo, la orientación, la motivación y la gestión del rendimiento.

Gestión del rendimiento: Nivel 6

Dirige a individuos dentro de entornos de cambio y/o prestación de servicios. Distribuye responsabilidades de gestión y supervisión. Ofrece ayuda y respaldo, y delega responsabilidades en la medida de lo posible con el fin de lograr los objetivos corporativos. Tutoriza a individuos con altos cargos e influye sobre ellos en atención a sus oportunidades profesionales y su contribución a la organización. Establece objetivos de rendimiento y supervisa los avances en relación con los criterios de calidad y rendimiento acordados. Pone en marcha, desarrolla y supervisa los procesos de gestión del rendimiento eficaz. Dirige procesos formales, tales como negociaciones de compensación y los procedimientos disciplinarios.

Gestión del rendimiento: Nivel 5

Dirige a individuos y grupos. Distribuye responsabilidades y/o paquetes de trabajo. Ofrece apoyo y orientación según sea necesario, de conformidad con las capacidades de los individuos. Delega responsabilidades según corresponda. Asesora a individuos sobre trayectorias profesionales y anima al desarrollo proactivo de habilidades y capacidades. Establece objetivos de rendimiento y supervisa los avances en relación con los criterios de calidad y rendimiento acordados. Proporciona comentarios eficaces durante todo el ciclo de gestión del rendimiento para garantizar un rendimiento óptimo. Tutoriza a individuos, posiblemente dentro de otras partes de la organización. Participa, según corresponda, en procesos formales tales como negociaciones de compensación y procedimientos disciplinares.

Gestión del rendimiento: Nivel 4

Supervisa individuos y equipos. Distribuye tareas rutinarias y/o trabajo de proyecto. Proporciona directrices, apoyo y orientación, si es necesario, de conformidad con las habilidades y capacidades de los individuos. Supervisa los avances en relación con los criterios de calidad y rendimiento acordados. Actúa para facilitar las relaciones laborales eficaces entre miembros de equipos.